Categorías
Actualidad Críticas Opinión politica

Yo también acuso

¿Qué podemos esperar de una clase política, sobre todo local, que apuesta por la formación, la cultura, y la educación, cuando ellos en su vida jamás han invertido un minuto en formarse, leer un libro y respetar los principios del respeto, tolerancia y libertad?

Antonio Amarillo sobre la clase política que nos azota

La República de las Letras

56 respuestas a «Yo también acuso»

Estimado THE CROW:
El poder de la palabra es inmenso.
En él se basan precisamente los líderes políticos para alcanzar el poder. Y posteriormente, controlando la información, controlan el poder.
De la misma manera, nosotros podemos con nuestra palabra conseguir mucho.
No se trata simplemente de criticar, sino de fiscalizar, mediante la denuncia pública de todas las actuaciones de nuestros gobernantes que consideremos aberrantes y contrarias a nuestros intereses generales.
Te garantizo que si seguimos así vamos a conseguir lo que nos proponemos.

Sr. The crow:

Desde este foro se plantea un debate sobre el funcionamiento de la política en nuestro pueblo, y destaca el poder de maniobra que aún reside en los cuerveños. Al VOTAR EN BLANCO, manifestamos el descontento con esta situación. Este debate repleto de advertencias nos invita a reflexionar sobre por qué votamos a una u otra opción política, cuando muchas veces ninguno de ellos atiende verdaderamente a nuestras necesidades sociales y económicas.

Hace algún tiempo leí «Ensayo sobre la lucidez» de José Saramago. Decía que la democracia en que vivimos está deteriorada por los poderes económicos y que los partidos políticos son cómplices de estos poderes al mantener un sistema y leyes que favorecen más los intereses económicos que los sociales»Podemos quitar a un gobierno y poner a otro en su lugar, pero no podemos hacer otra cosa», comentaba el autor. «El poder real -añadio Saramago- esta en otro lado. Fundamentalmente, en el poder económico, que como todos sabemos no es democrático.

La narración de la novela comienza con unas palabras que se pueden interpretar de dos maneras «Mal tiempo para votar».

El personaje que expresa esta queja se refiere al tiempo climático, porque al principio de los hechos relatados una lluvia torrencial cae sobre la ciudad justo el día en que se celebran las elecciones municipales. Pero ese mal tiempo para votar también parece aludir a la época que vivimos.

Durante las elecciones municipales de la ciudad, la mayoría de sus habitantes deciden individualmente ejercer su derecho al voto de una manera inesperada, más del 70% VOTA EN BLANCO. Nasie esperaba este resultado. Los votos válidos no llegan al 25% del escrutinio. La inquietud de los políticos contrasta con la tranquilidad de los votantes. Miles y miles de personas de todas las edades, ideas políticase ideologías y condiciones sociales, han manifestado su descontento con los partidos políticos y la política VOTANDO EN BLANCO. El Gobierno teme que este gesto revolucionario, capaz de socavar los cimientos de una democracia degenerada, se aproducto de una conjura anarquista internacional o de grupos extremistas desconocidos.

Las cloacas del poder se ponen en marcha: los culpables tienen que ser eliminados. Los miembros del Gobierno, que no saben cómo descifrar el misterio del VOTO EN BLANCO, incapaces de encontrar una gigantesca conjura internacional de desestabilización o a un grupo de extremistas desconocidos, ponen en funcionamiento su maquinaria más hedionda. Primero imponen la censura e implantan el estado de sitio, y lugo deciden la retirada inmediata del gobierno, del ejercito y de las fuerzas policiales a otra ciudad.

En Ensayo sobre la lucidez, José Saramago deja patente la corrupción que ataca la democracia y la manipulación que padecen los medios de comunicación pero sobre todo demuestra que cualquier ciudadano puede elegir libremente, aunque se enfrente a quienes manejan los resortes del poder.

Sr. The crow:

He de decirte que la ficción del triunfo del VOTO EN BLANCO que narra José Saramago en su novela ya se hizo realidad una vez. Ocurrió en Argentina en las elecciones de 1.957. La revolución Libertadora había prohibido mencionar al general Perón. Los militares habían derogado la Constitución peronista del 1949, habían repuesto por decreto la de 1.853, y aspiraban a reformarla. El peronismo estaba proscrito, y por eso el gobierno optó por hacer como si no existiera y convocó las elecciones sin permitirle participar, pese a tratarse del partido mayoritario. Desde el exilio, Perón pidio a los peronistas que VOTASEN EN BLANCO. Y así lo hicieron, yde hecho fue EL VOTO EN BLANCO el que salio vencedor en las urnas. 2.115.861 votantes optaron por esa alternativa. Cerca quedó la Unión Cívica Radical del Pueblo, con 2.106.524 votos, y mas lejos la Unión Civica Radical Intransigente, con 1.847.603; los conservadores, con 582.589; la Democracia Cristiana, con 420.606; la Democracia Progresista, con 263.805, y el Partido Comunista, con 228.821 votos. Claro también hay que decir que el VOTO EN BLANCO era un voto a Perón.

Quienes tambien lo defendieron en Nicaragua fueron los escritores Giocanda Belli, Ernesto Cardenal y Sergio Ramirez en las elecciones al congreso en 2001.

Un abrazo y salud.

Sr. Ciudadano- sin acritud-, veo que los números de escaños no le han dejado dormir. Le enseño la luna y usted mira el dedo. Pero no se preocupe que tratare de informarme de los escaños que correspondieron a cada una de las formaciones políticas que ese año se presentaron, y por seguro se lo daré en primicia.

El motivo de VOTAR EN BLANCO es para hacer saber a los políticos de nuestro pueblo que no estamos contentos con ellos, que estamos hartos que siempre sean los mismos, que seguro que en sus propios partidos hay gentes que pueden ser candidatos, que sentimos que no nos escuchan, que no nos representan, que no tienen intención en que esto funcione en definitiva que esta desafección que se esta creando hacia la política la tienen ellos con su prepotencia y su falta de transparencia.
Salud.

Estimado COGITO ERGO SUM:
Con tu referencia al libro de José Saramago, has hecho una hermosa exposición del gran valor del VOTO EN BLANCO como la única herramienta que tenemos los ciudadanos librepensantes y con dignidad para conseguir vencer y doblegar al todopoderoso y viciado sistema político que nos envilece , nos coarta y nos humilla.
A buen entendedor, con pocas palabras bastan.
Fíjate si ha sido ilustrativa tu exposición, que un miembro de la guardia pretoriana, CIUDADANO DEL CUERVO, no ha podido resistir ironizar sobre ella.
Eso es un buen síntoma.
La clase política local y sus palmeros (ya sabes, los de los platos de lentejas con chorizo) no esperaban que hubiese brotes de vida en la sociedad cuerveña. Pensaban que lo tenían todo bajo su control.
Temen muy mucho que estemos ante el comienzo de su fin.
! A POR LA REVOLUCION DEL VOTO EN BLANCO!
!A POR EL DERROCAMIENTO DE LOS MEDIOCRES Y CORRUPTOS!

Responder a CIUDADANO DEL CUERVO Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.