Categorías
Actividades Actualidad Opinión

Que no vuelva a pasar

Todos sabemos lo que está ocurriendo con el Aula de la Naturaleza, anteriormente llamado ‘El Merendero‘ (y hasta que no le encuentren una utilidad, estará cambiando de nombre), que está sirviendo para albergar pintadas gamberras en sus paredes, pero para nada más. Un sitio magnífico, en un paraje estupendo que acabará cayéndose a pedazos sin que nadie le dé una razón de ser.

Me da miedo pensar que, con el recién inaugurado Teatro, ocurrirá lo mismo. Estoy seguro de que no dejarán que se caiga, ni mucho menos, pero también estoy seguro de que la Delegación de Cultura no está trabajando en una programación de actividades. Es más, de todo ésto, lo que más miedo me da, es que sea la Delegación de Cultura la que acabe programando las actividades.

Lo único que tiene que plantearse el Ayuntamiento ahora mismo, después de la inauguración selectiva que tuvo el Teatro, es qué asociación o colectivo lo gestionará o si crearán algún ente municipal (llamémosle patronato cultural), para su gestión. Una vez que ésto lo tengan claro, se lleve a pleno y se apruebe, en función de quién gestione el Teatro, habrá que pasar al segundo paso: establecer unas normas o un reglamento de funcionamiento y uso del Teatro. Tienen que nombrar a un director y al resto de personal, establecer un precio de alquiler del teatro y otras formas de financiación, contratar un seguro de responsabilidad civil en función de los actos que se organicen, etc. Terminarlo e inaugurarlo no lo es todo. Ahora queda darle una utilidad, insisto, quien finalmente se encargue de su gestión.

Pero siguiendo con el tema de la posibilidad de alquilar el teatro, porque doy por hecho que han contemplado esa posiblidad, veo difícil que a alguien le sea rentable alquilarlo para organizar algún concierto, por ejemplo, ya no por el coste de alquilar, sino por lo que pueda recoger en taquilla, puesto que tiene un aforo bastante limitado, por lo que intuyo que el teatro servirá para acoger alguna actitividad –de higos a brevas– de algún colectivo (como la que se vivió ayer viernes por la noche donde la mayoría de los asistentes coincidían en que fue un acto mejor organizado que la propia inauguración), y la proyección de alguna película. La iniciativa privada, posiblemente, sea nula.

Por lo tanto, lo mejor será que elaboren algún convenio de cesión con alguna asociación que gestione el Teatro, teniendo en cuenta el presupuesto del que disponen los Ayuntamientos y Administraciones en general y, además, fomenten el alquiler.

2 respuestas a «Que no vuelva a pasar»

“Una viña sin vallado”. Casi seguro que así calificaría mi abuelo, el comportamiento del domingo en el MERENDERO ó AULA DE LA NATURALEZA.
Como ustedes sabrán el Domingo, día 18 hizo un día bastante desapacible, para lleva a cabo cualquier actividad al aire libre. Como bien saben ustedes la Asociación tenía previsto hacer varias comidas en el parque Rocío de la Cámara.

Y la Plataforma en Defensa del Patrimonio, tenía una jornada en el mismo Parque, por la recuperación de la Laguna Tollón. Para lo cual habíamos pedido el Aula para llevar a cabo una serie de actividades, exposición de fotos, etc.
Afuera del AULA DE LA NATURALEZA ó MERENDERO .observamos a miembros de la Asociación Virgen de la Laguna, intentando montar un pequeño respaldo con plásticos debajo del porche. Y fue cuando por parte de miembros de la Plataforma , le sugerimos que llamasen al Concejal de Medio ambiente, con objeto de solicitarle montar todo lo necesario para llevar a cabo su actividad dentro de la cocina del Merendero , que no era otra , como dije al principio que hacer unas comidas.
“Bueno voy al meollo de la Cuestión “La cuestión es que se llamo a D. José Pozo y la respuesta fue que NO, que aquel lugar era un Aula de la Naturaleza y que por lo tanto allí no se hacían comidas.

Cuando bajamos de hacer, el sendero de la Mocha sobre las 13 horas, estaba ya lloviendo, y las personas encargadas de hacer la comida seguían debajo del cobertizo y mojándose. Fue cuando me pregunto un miembro de Protección Civil, que lo había mandado Inmaculada Cordero, Concejala también, para que me preguntase si estas personas podían ocupar, parte del Aula que estaba vacía. Le conteste que le dijera que viniera a hablar conmigo y así lo hizo, le explique que la preocupación que ella tenia ahora, la tuvimos nosotros a las nueve de la mañana, y recibimos un No, por respuesta. Le mostré mi gratitud por intentar recomponer lo que no tenia que haber ocurrido y colorín colorado este cuento se ha acabado.
Pero la sensación que se llevan los vecinos es como la describiría mi abuelo, que uno dice una cosa y el otro lo contrario, y me refiero a lo Señores Concejales.

Pues sí Miguel. Para empezar, ya ha comenzado la carrera de las elecciones, y ya se sabe que una norma de obligado cumplimiento es INAUGURAR A TODA COSTA, da igual si las cosas están bien o mal hechas, o ni siquiera si están terminadas.
El caso es que el pseudoteatro (muy bonito dicho sea de paso aunque poco práctico) ha sido inaugurado a toda costa y prisa sin terminar, sólo tienen que echar un vistazo a la parte de atrás (eso es como el que barre y echa la mierda bajo la alfombra) o el hecho de que no tenga sistema de climatización (el calor del viernes era insoportable).
Y luego lo peor, tenemos una instalación llena de incertidumbres, que nadie sabe si se puede usar librememnt o qué régimen de funcioamiento lleva. Y lo peor es que se inaugura sin programación, sin proyectos, sin ideas. Ojalá me equivoque, pero me da la sensación que no será más que un recinto para que lo usen los amigos del gobierno local, una obrita de vez en cuando, un mitin de los coleguitas y cuatro chufladas, total, un montón de miles de euros para nada.
Y ahora hagamos balance: nos ha costado una real pasta, y lo que es peor, el techo del Molino y el destrozo a nuestra historia y nuestra identidad; no cabemos ni 200 personas, diganme qué artista bueno u obra teatral se puede traer con ese aforo; costes asociados a una nueva decisión propagandística y de venta de la propia imagen, como fue la propia inauguración clandestina, premeditada, alevosa e impresentable. Ego dixit

Responder a Gonzalo Amarillo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.