El ocio inexistente y los comercios ilegales

Estamos a las puertas del verano, la época del año que más incita a salir, a pesar de las dificultades económicas, de la falta de trabajo o de lo mal que esté la situación, en definitiva. Los que ya tenemos una cierta edad, prescindimos de salir todos los fines de semana fuera de nuestro pueblo a no ser que la ocasión lo merezca, en mi caso, para algún festival o concierto que me interese. Sin embargo, un altísimo porcentaje de nuestros jóvenes buscan la fiesta fuera de nuestro pueblo cada fin de semana, sin faltar a uno, con el riesgo que ello conlleva.

Entiendo que somos un pueblo muy bien situado. Cerca de Cádiz y Sevilla, rodeado por pueblos con mayor atractivo cultural y de ocio que el nuestro y que en pocos minutos nos podemos encajar en cualquier sarao que nos interese. Si a ésto le añadimos que por parte de la Administración competente, el Ayuntamiento en este caso, no se trabaja (y digo bien, TRABAJAR), para que la cosa cambie, podíamos ir cerrando ya tranquilamente.

El año pasado, estuvimos a punto de disfrutar durante todo el verano de algo medianamente en condiciones, pero no tuvimos esa suerte. No me voy a parar a discutir si la terraza podía o no abrir sus puertas de manera legal, pero por el simple hecho de que un grupo de empresarios se reunieran para sacar adelante un sitio de ocio para que todos disfrutáramos de las noches de verano y que ello hiciera descender drásticamente la salida a otros sitios de los jóvenes cuerveños, es motivo más que suficiente para verse en la obligación de hacer algo, al menos, de buscar un sitio alternativo y legal, si es que ese era el problema.

Este año, la cosa no va a mejor, sino todo lo contrario. Por no tener, no tenemos ni U Terraza, ni sitio alternativo ni propuesta de ningún sitio, pero el problema sigue siendo el mismo.

Me consta que hay un grupo de hosteleros que, preocupados por la situación,  están manteniendo reuniones con el Alcalde para tratar este asunto y otros que también les afecta de lleno, como es el altísimo número de comercios ilegales que afloran en nuestro municipio, ya no sólo en el gremio de la hostelería, sino también en otros.

En una primera reunión, el Alcalde pidió como plazo un mes para intentar solucionar este último asunto. ¿Nos apostamos algo a que en la próxima reunión (miércoles 6 de Junio), pide otro mes de plazo?