No muy lejos de haberme equivocado

El Carnaval es un reflejo irónico y sarcástico de la realidad. Los Delegados que ayer jueves se levantaron de sus asientos y se fueron justo antes de comenzar la actuación de la comparsa Las Todopoderosas, simplemente, no aceptan la realidad. Es lamentable ver cómo el Delegado de Fiestas y compañero de los Delegados que se fueron, se encuentra totalmente solo en fiestas tan importantes como el Carnaval en nuestro pueblo. Y no me refiero sólo al día de ayer.

El que crea que el Carnaval empieza y termina en el Concurso de Agrupaciones que organiza el Ayuntamiento, está muy equivocado. Es más, ni siquiera comienza ahí. Ahora es cuando viene lo bueno: la calle y los bares. Y ésto, nadie podrá evitarlo.

Y hoy viernes, al Arahal. Suerte a Los Delicaítos!