Manda cojones!

Si los propietarios de las 46 viviendas del PP5 no espabilan de una vez por todas, pasarán de víctimas a verdugos. Es más, después de la charlita de hoy, seguro que más de uno dormirá con cargo de conciencia, incluso.