Es deber de quien hace una afirmación demostrarla

De lamentable tacharía el pleno de ayer martes 1 de Junio. Menuda prepotencia se gasta el equipo de Gobierno últimamente y menuda imagen están dando, con amenazas y todo. Pero sólo hablaré, por alusiones, de lo que a mí me atañe.

Que Juan Garrido diga en el pleno que “la radio, antes, era un chiringuito“, no tiene precio. Tal afirmación tan rotunda debería exigirle la oposición que la demostrase, por el simple hecho de ser una emisora municipal, antes y ahora y él es máximo responsable de toda gestión municipal. Pero claro, aquí los responsables de todo son los técnicos de las distintas áreas, los directores de turno, pero nunca ellos.

Para el que no lo sepa, con esa afirmación se estaba dirigiendo a mí, al que fue hasta el pasado 31 de Diciembre el Director de la emisora municipal, pero se olvida de que por encima de mí había dos personas más: la Gerente de Cuervo de Sevilla Comunicación y la Delegada de los Medios de Comunicación. A ambas también hay que exigirles responsabilidades.

Tan mal no lo estaría haciendo cuando a los pocos días de cumplir mi contrato me propuso renovarlo -aunque con condiciones- y continuar al frente de Radio Cuervo. Pero no me dio la gana de aceptar sus condiciones, no me dio la gana de pasar por el aro del chantaje. Y no lo estaría haciendo tan mal cuando, meses antes, dos de las Delegadas del Ayuntamiento querían que fuera el monitor del Proyecto Ribete.

Aún así, no estoy molesto porque se dirigiera a mí como el que no quiso la cosa, estoy molesto por identificar Radio Cuervo con Miguel Jurado. Se olvida, una vez más, que la radio es mucho más. Están los oyentes por un lado, que también son Radio Cuervo y, sobre todo, están los colaboradores por otro, que también son parte fundamental de Radio Cuervo. Por eso es penoso que un alcalde haga tal afirmación en un pleno y se quede tan pancho.

Desde aquí les animo a que pregunten a oyentes y colaboradores sobre la actual situación de la radio, a que le pregunten si les gusta más ahora o les gustaba más antes. Se darán cuenta que los únicos beneficiados de la actual situación son ellos mismos, porque ya no tienen a la mosca cojonera que les recordaba a diario la mala gestión que estaban haciendo.