Que no vuelva a pasar

Todos sabemos lo que está ocurriendo con el Aula de la Naturaleza, anteriormente llamado ‘El Merendero‘ (y hasta que no le encuentren una utilidad, estará cambiando de nombre), que está sirviendo para albergar pintadas gamberras en sus paredes, pero para nada más. Un sitio magnífico, en un paraje estupendo que acabará cayéndose a pedazos sin que nadie le dé una razón de ser.

Me da miedo pensar que, con el recién inaugurado Teatro, ocurrirá lo mismo. Estoy seguro de que no dejarán que se caiga, ni mucho menos, pero también estoy seguro de que la Delegación de Cultura no está trabajando en una programación de actividades. Es más, de todo ésto, lo que más miedo me da, es que sea la Delegación de Cultura la que acabe programando las actividades.

Lo único que tiene que plantearse el Ayuntamiento ahora mismo, después de la inauguración selectiva que tuvo el Teatro, es qué asociación o colectivo lo gestionará o si crearán algún ente municipal (llamémosle patronato cultural), para su gestión. Una vez que ésto lo tengan claro, se lleve a pleno y se apruebe, en función de quién gestione el Teatro, habrá que pasar al segundo paso: establecer unas normas o un reglamento de funcionamiento y uso del Teatro. Tienen que nombrar a un director y al resto de personal, establecer un precio de alquiler del teatro y otras formas de financiación, contratar un seguro de responsabilidad civil en función de los actos que se organicen, etc. Terminarlo e inaugurarlo no lo es todo. Ahora queda darle una utilidad, insisto, quien finalmente se encargue de su gestión.

Pero siguiendo con el tema de la posibilidad de alquilar el teatro, porque doy por hecho que han contemplado esa posiblidad, veo difícil que a alguien le sea rentable alquilarlo para organizar algún concierto, por ejemplo, ya no por el coste de alquilar, sino por lo que pueda recoger en taquilla, puesto que tiene un aforo bastante limitado, por lo que intuyo que el teatro servirá para acoger alguna actitividad -de higos a brevas- de algún colectivo (como la que se vivió ayer viernes por la noche donde la mayoría de los asistentes coincidían en que fue un acto mejor organizado que la propia inauguración), y la proyección de alguna película. La iniciativa privada, posiblemente, sea nula.

Por lo tanto, lo mejor será que elaboren algún convenio de cesión con alguna asociación que gestione el Teatro, teniendo en cuenta el presupuesto del que disponen los Ayuntamientos y Administraciones en general y, además, fomenten el alquiler.