Creen que lo saben todo, pero no saben nada -como diría la canción-

Es curioso cómo ciertos políticos se venden a su propia mentira. Creen que van por delante de todos, pero están justo un escalón por debajo. Para mantener las formas, te siguen dando palmaditas en la espalda por la mañana y rajando de tí por la tarde. Pero aún los hay más falsos; los que por la noche cenan contigo y con 20 personas más y por la mañana se han dedicado a buscarte un sustituto.

He tenido un trabajo que, entre otras cosas, me ha servido para conocer la política sin pertenecer a ella y he llegado a la conclusión que ahí sólo sobrevive el que más falsedades y mentiras sea capaz de escupir en un metro cuadrado y los que no son falsos ni mentirosos, pero interesan porque son de familia amplia, los esconden en sus despachos o van a “trabajar” por la tarde.

El pasado día 31 de Diciembre cumplió el contrato que me unía, laboralmente hablando, con Cuervo de Sevilla Comunicación, la empresa municipal constituída para gestionar los medios municipales, entre ellos, Radio Cuervo. Por lo que, desde ese mismo día, ya no soy Director de la emisora, cargo que he estado ocupando desde 2007

En tiempo y forma recibí la notificación de que, a partir de ese día, la relación laboral se extinguiría, pero nadie se ha sentado conmigo a darme una mínima explicación de por qué ya no continúo en la emisora municipal. Algo que, ni mucho menos, están obligados a hacer, pero los colaboradores sí se merecen que alguien les indique qué pasará con sus programas.

Alguien también debería explicar a los cuerveños y cuerveñas qué pasará, a partir de ahora, con Radio Cuervo y qué tienen pensado hacer.