Ahora soluciones… ¿dónde?

Porque yo no las veo encima de la mesa, ni Carlos, ni Andrés, ni María, ni Jacinto, ni Ana, ni Manuel… ni nadie.